En Japón también se celebra el día de la madre en Mayo, pero el segundo domingo del mes en lugar del primero. Es una fiesta muy importante, sobre todo para los niños más pequeños, entre 6-12 años, porque hacen algún regalo especial a sus madres.


Según la tradición, se regalan claveles de color rojo o un ramo de flores, porque significa la pureza, dulzura y resistencia. Ese día, se le prepara la comida a la madre y no se le deja que haga nada en casa. Unas familias lo celebran en casa, pero otras deciden celebrarlo comiendo fuera bajo los cerezos en flor. Es una época muy bonita y todo está florecido.

Esta costumbre comienza para recordar el cumpleaños de la madre del emperador Akihito, que se llamaba Koojun del periodo Showa.

Pero fue a partir del 08/05/1949 cuando se decidió celebrarlo el segundo domingo de mayo.

También se le hace homenaje a la Diosa del Sinto, Amaterasu (Diosa del Sol). Siendo la deidad más importante en Japón, puesto que es antepasado imperial.

WhatsApp